Un Robin Hood en el campo de juego

Compartir

Foto: Germán Parga

"Practicando deporte he conseguido una nueva familia y un espacio donde ser escuchado"

Alex Fonseca comenzó a participar en el programa Contra la Exclusión Social de la Fundación hace unos cuatro años, justo cuando llegó a Cataluña. Ahora tiene 18 años, y parece un Robin Hood contemporáneo. No sólo por el aspecto físico, sino también por cómo se preocupa por los demás.

Durante toda la conversación se esfuerza por aparentar fuerza y seguridad. Al principio parecía que no encontraríamos ninguna grieta por la que vislumbrar su verdadera personalidad, pero a medida que ganamos confianza emerge con tímida ternura.

Su adaptación fue complicada, ya que su madre se quedó en Venezuela. Toda su infancia y parte de su juventud estaban vinculadas a la figura materna. No fueron buenos tiempos, y aún le cuesta mucho hablar de ellos. Fue gracias a su monitora y el equipo que encontró un espacio donde ser escuchado.

Por ahora, Alex es uno de los participantes más vinculados al proyecto. Siguió hasta el final de su generación, y luego decidió continuar como mediador.

Nunca tuvo una conducta disruptiva, pero se encontró muy solo. Gracias a la metodología basada en el programa pudo practicar el deporte que más le gusta, el fútbol. Encontró una nueva familia y amigos. Por ahora, Alex es uno de los participantes más vinculados al proyecto. Siguió hasta el final de su generación, y luego decidió continuar como mediador.

El equipo educativo hace una valoración muy positiva de su labor en el programa. Es muy responsable y se toma su función como referente de manera muy seria. Está estudiando Humanidades y se orienta hacia profesiones en que se tenga que poner a prueba físicamente para ayudar a los demás, ya que cree en sus capacidades personales de tenacidad, constancia y empatía. El programa de la Fundación le ha ofrecido el espacio que necesitaba para poder evadirse y al mismo tiempo relacionarse de una manera positiva, conocerse a sí mismo y expresarse en momentos difíciles, disfrutando del deporte.

COMPARTE ESTA NOTICIA