fcb.portal.reset.password

Jordi Cardoner y Éric Abidal, con un grupo de residentes de la Casa de los Xuklis, este miércoles por la tarde.

Éric Abidal, presidente de la Fundación Éric Abidal, y Jordi Cardoner, vicepresidente primero del FC Barcelona y de la Fundación FC Barcelona, ​​han visitado este miércoles por la tarde la Casa de los Xuklis de Barcelona, ​​un espacio de residencia para familias de niños y niñas con cáncer, gestionado por la AFANOC, la Asociación de Niños con cáncer.

Abidal y Cardoner han sido recibidos por Josep Pla, presidente de la AFANOC, que los ha acompañado a visitar las instalaciones del centro. Acto seguido, en un encuentro distendido, han compartido un rato con una veintena de niños residentes y sus familias. Los niños y niñas les han hecho preguntas sobre el Barça y la experiencia deportiva de Abidal y les han explicado las actividades que llevan a cabo durante su estancia en la Casa de los Xuklis. Abidal y Cardoner, en nombre de las fundaciones que representan, les han regalado varios obsequios de merchandising del FC Barcelona, ​​como anticipo a las fiestas de Navidad.

Esta actividad se enmarca dentro de la alianza establecida entre la Fundación FC Barcelona y la Fundación Éric Abidal, que une a ambas entidades en la lucha contra el cáncer infantil, tanto desde una vertiente de divulgación de los valores asociados a esta lucha como desde la vertiente científica. Las dos fundaciones están firmemente comprometidas a impulsar actividades como la de este miércoles, que ayudan a mejorar la calidad de vida y el bienestar emocional de los niños que pasan por un proceso oncológico.

DECLARACIONES DE JORDI CARDONER

"Se ha demostrado una vez más que el Barça aporta ilusión. Nos vamos de la Casa de los Xuklis con una satisfacción enorme, viendo lo que significa nuestra visita para estos niños y sus familias. Con acciones como ésta, impulsada por nuestra fundación, queda patente que el Barça es 'más que un Club'.

DECLARACIONES DE ÉRIC ABIDAL

"Hemos logrado que, al menos por un rato, estos niños se olviden de su enfermedad y disfruten de este momento. Es una patología muy dura y el día a día es muy complicado, no sólo para los niños sino también para sus familias. Hay que luchar y no rendirse nunca. "

Volver arriba