El presidente Josep Maria Bartomeu, acompañado del vicepresidente primero Jordi Cardoner, recibió este miércoles en el Palco del Camp Nou el grupo de adolescentes neoyorquinos que están haciendo estos días una estancia en Barcelona invitados por la Fundación.

Esta recepción institucional puso el punto y final a una jornada intensa que comenzó a primera hora de la tarde en la Ciudad Deportiva, donde los jóvenes pudieron participar en una sesión especial del proyecto 'FutbolNet' que les servió para descubrir el funcionamiento de esta metodología educativa de fomento de valores que la Fundación aplica en una cincuentena de países del mundo. Los estudiantes quedaron gratamente sorprendidos por la vertiente solidaria de la Fundación FC Barcelona y se mostraron muy agradecidos y afortunados de haber podido participar en una sesión de este proyecto en un espacio tan privilegiado. Marcos Mandojana, cónsul general de Estados Unidos en Barcelona, ​​los acompañó durante la tarde y siguió las evoluciones sobre el césped de sus compatriotas.

Después de esta actividad deportiva, el grupo se desplazó al Camp Nou para asistir al partido Barça-Sampdoria del Trofeo Joan Gamper. Una experiencia nueva para ellos que nunca olvidarán, como buenos amantes del fútbol que son. Al terminar el partido, Josep Maria Bartomeu y Jordi Cardoner van recibirlos en la Lonja y les agradeció su presencia en la ciudad. El presidente les recordó que el FC Barcelona, ​​más allá de la visión competitiva del deporte, tiene como objetivo utilizar el fútbol como herramienta educativa entre los jóvenes; un trabajo que posiciona la Entidad como el Club de los niños en el mundo.

Deporte para el desarrollo

La Fundación FC Barcelona considera el deporte como un poderoso vehículo para la inclusión social, la igualdad de género y el empoderamiento de la juventud. El objetivo es contribuir a mejorar la sociedad, y transmitir valores que suman. Por este motivo impulsa proyectos como 'FutbolNet', una metodología pedagógica que pretende educar a los niños y los jóvenes a través del fomento de los valores positivos que se derivan de la práctica deportiva. El proyecto incide en la resolución pacífica de conflictos, la reducción de las conductas agresivas, la transmisión de hábitos saludables, la inclusión de género, la disminución del fracaso escolar y la inclusión social.

En la actualidad, el proyecto llega a más de 100.000 beneficiarios de todo el mundo y se aplica en Catalunya, Argentina, Brasil, México, Omán, Arabia Saudí, Irak, Qatar y una cuarentena de países africanos.