fcb.portal.reset.password

Jordi Cardoner, en Jerusalén durante la visita que está efectuando la Fundación FCB a Israel | GERMÁN PARGA / FCB

Desde el pasado lunes, una representación de la Fundación del FC Barcelona, ​​formada por el vicepresidente primero Jordi Cardoner, el director ejecutivo, Nacho Mestre, y la directora general, Mària Vallés, está efectuando una visita a diferentes instituciones y entidades sociales de Israel, con un apretado programa de actos y recepciones.

Después de las dos primeras jornadas, Jordi Cardoner nos da las primeras sensaciones del viaje y sobre cómo se percibe la labor social que efectúa la Fundación FCB.

- ¿Cómo ha sido el recibimiento que ha tenido la Fundación FCB en Israel, tanto desde la vertiente institucional, como desde las entidades sociales?

"El recibimiento ha sido excepcional, no sólo por el hecho de representar un Club como el Barça, sino también por el gran interés que despierta la tarea que hace nuestra Fundación. Aquí, evidentemente conocen nuestro equipo, nuestros jugadores, pero ahora descubren también nuestra actividad social y fundacional, lo que nos hace ser más que un Club. Ven cómo a través del deporte, trabajamos unos valores y ayudamos niños de todo el mundo, y esto les ha sorprendido fuertemente, sobre todo el hecho de ver que estamos actuando en 50 países y tenemos más de 700.00 beneficiarios ".

- ¿Cómo valoran la labor que efectúan en Israel las instituciones y entidades sociales que han visitado, y que también ven el deporte como una oportunidad para el desarrollo?

"Tienen un trabajo difícil, porque cuando se habla de territorios hostiles, aquí no es un tema deportivo, sino que nos encontramos con un tema político, un tema cultural. Pero lo que más nos ha sorprendido es ver cómo en diferentes organizaciones, sobre todo en aquellas que hemos visitado, trabajan en pro de la convivencia, del diálogo y de lo que debería ser normal, que las diferentes culturas pudieran convivir conjuntamente. Ellos también son conscientes de que este trabajo se puede hacer a través de una herramienta potentísima como es el deporte, que una vez más se muestra como una herramienta de unión y de conexión entre las personas".

- Una de las propuestas sociales que la Fundación está poniendo sobre la mesa es la implementación del proyecto FutbolNet. ¿Qué cree que puede aportar esta metodología educativa en este contexto?

"Aunque no es la metodología de FutbolNet, que es propia de nosotros, aquí también hemos visto fórmulas de trabajo y de juego combinado, en que estas diferentes culturas, árabes, judíos, ortodoxos, católicos, etc., trabajan en equipo, con esfuerzo , con humildad, y con todos aquellos valores que nosotros también pregonamos y trabajamos con FutbolNet. Por lo tanto, estamos comprobando que cada vez se entiende más y tiene más aceptación, el hecho de ver el deporte como una herramienta que crea vínculos y que no distancia lo que aquí ya está suficientemente distanciado".

- Una de las visitas más entrañables fue la que hicieron al presidente Rivlin, una persona muy vinculada a los temas sociales y partidario de utilizar el deporte como herramienta social. ¿Cómo fue?

"Fue muy bien. Aquí el presidente del país es la máxima representación institucional, pero no tiene decisión política. Es una persona aceptada y querida por todos. Hace un gran trabajo social en un país que lo necesita bastante y su acogida no podía ser mejor. Calificó de excelente la labor que hacemos en el ámbito social y mostró su voluntad de colaborar con nosotros. Dio indicaciones específicas a su equipo para empezar a hacer cosas conjuntamente, porque entiende que instrumentar el fútbol y el deporte para crear puentes y salvar distanciamientos sociales es importante ".

- También tuvieron una cena con representantes empresariales del país. ¿Qué primera impresión sacaron?

"Son empresas que por su sensibilidad participan en proyectos de responsabilidad social y se quedaron muy sorprendidas de que desde la Fundación del Barça se tenga tanta actividad y sea tan amplia. Realmente se quedaron muy sorprendidos al comprobar que la Fundación esté llegando a 50 países y 700.000 beneficiarios, unas cifras que calificaron de muy impactantes".

Jordi Cardoner, en Jerusalén durante la visita que está efectuando la Fundación FCB a Israel | GERMÁN PARGA - FCB


Volver arriba