Niñas y niños de Catalunya y de todo el mundo proponen un cambio en las reglas del juego