Prevención del bullying a través del deporte

Compartir
Mària Vallès, directora General de la Fundación Barça

Mària Vallès, directora General de la Fundación Barça

Artículo de la directora general de la Fundación Barça, Mària Vallès, en Cuadernos de Pedagogía.

«La gente que se ama a sí misma no hace daño a otra gente. Cuando más nos odiamos a nosotros mismos, más queremos que otros sufran»
(Dan Pearce)


Uno de cada tres niños y niñas de las escuelas de Educación Primaria de Cataluña es víctima de bullying, según un informe de la Fundación Barça publicado en 2019, y uno de cada diez adolescentes en Educación Secundaria, según Save the Children. Esto supone casi un millón de niños, niñas y adolescentes que son víctimas de acoso dentro y fuera del centro educativo en España.


Sin duda, una cifra alarmante que dimensiona una lacra que no entiende de estatus económicos o sociales y que puede provocar graves secuelas que condicionan el desarrollo. Incluso sus consecuencias se manifiestan en la edad adulta.
Por tanto, como sociedad, debemos tomar partido para abordar esta forma de violencia y, cumplir el compromiso con la Convención sobre los Derechos de la Infancia: garantizar su protección y bienestar.


La normalización de la violencia es uno de los elementos que sostiene el bullying, junto a la ley del silencio, por el que las víctimas no desvelan a sus agresores/as ya sea por miedo, vergüenza o autoculpabilidad. «Supongo que siendo como soy era difícil que no se metieran conmigo», nos comparte Álvaro, justificando así a sus agresores y arrastrando la culpa. Testimonios como el suyo son desgraciadamente muy frecuentes.

La normalización de la violencia es uno de los elementos que sostiene el bullying

Hablamos de bullying cuando nos referimos a una dinámica de violencia reiterada en el tiempo (de 2 a 3 años en muchos casos), donde a la víctima le resulta imposible salir por sí misma del acoso psicológico, físico o virtual, llevándola a una situación de indefensión y aislamiento. Esta victimización intencionada es ejercida por uno o más individuos, que se ven respaldados por el silencio de los observadores, que no buscan protección para la víctima. «Todos lo hacían. Era lo normal», nos revela Ana.


En nuestro informe destacamos que el aislamiento representa un 70% de las formas más frecuentes de bullying. En la mayor parte de ocasiones, los adultos sólo percibimos acciones o conflictos puntuales, pero no el historial de las agresiones sufridas.
A raíz de estos datos, siguiendo la voz de los expertos y la línea estratégica de prevención de la violencia, hemos desarrollado un programa de prevención del bullying para las escuelas de Primaria que utiliza el deporte, como herramienta.


Conscientes que el club y sus jugadores ejercen una gran influencia y son un referente para los niños y niñas, es para la Fundación Barça una gran responsabilidad a nivel social. Además, sabemos del potencial educativo y socializador del deporte, lo que lo convierte en una herramienta óptima para fomentar la relación saludable entre iguales e incidir en los factores preventivos, tal y como la literatura nos avala.


Siguiendo el Modelo de Responsabilidad Personal y Social de Donald Hellison (MRPS) (2003), a través del deporte se trabajan las habilidades sociales como: el autocontrol, la actitud reflexiva, la gestión positiva de los conflictos y la asertividad, entre otros.
Por otro lado, diversos estudios (como recoge el método Ruler) destacan que las personas que practican deporte muestran más capacidad para definir, identificar y gestionar las emociones. Se potencia la autoestima, la resiliencia, la empatía o la tolerancia a la frustración, por ejemplo.


Por último, como defiende Palou (2001), la actividad física facilita la puesta en práctica y el desarrollo de valores como el trabajo en equipo, cooperación, respeto...
Nuestro programa basado en factores de prevención pone un énfasis especial en la figura del observador, clave para romper la situación del bullying.
Tras dos años de pilotaje, se ha reducido un 35,8% los casos de bullying y un 60% los de ciberbullying en los centros escolares participantes. Durante este curso 2019/20 ya se está implementando en Cataluña y está disponible de forma gratuita para todos los centros.

La figura del observador es clave para romper la situación del bullying

A fin de dar respuesta al 76% de maestros de Primaria de Catalunya que manifiesta no contar con herramientas para abordar este fenómeno, nuestro programa ha considerado esencial dotarlos de estrategias. En este sentido, la formación de los docentes se desarrolla a través de un campus virtual, accediendo también a las 7 sesiones que implementarán dentro de las asignaturas de Educación Física, tutoría y Artística a cada grupo del centro. Este total de 42 sesiones diferentes, adaptadas al currículum escolar, son aplicadas por los propios docentes a fin de garantizar su integración en el centro, y su vinculación con el proyecto de convivencia.


Antes y después de la implementación del programa, el alumnado cumplimenta un test que facilita un diagnóstico del clima escolar. Por otro lado, dada la necesidad que toda la comunidad educativa se comprometa en la prevención y detección precoz del bullying, el resto de los docentes o personal no docente también accede a la formación.


Queda mucho por hacer, pero somos conscientes que se requiere una respuesta multidisciplinar que cuente con el conjunto de toda la sociedad y especialmente de todos los agentes educativos. Sensibilizar, concienciar y dotar de recursos es la clave.


#TodosContraElBullying

COMPARTE ESTA NOTICIA