Acto de apoyo a los Derechos Humanos del Barça y la Fundación con el vicepresidente Rafael Yuste y Jules Kounde en el Port de Barcelona

Compartir

Josep Ignasi Macià, Lluís Salvadó, Marta Segú, Mammadou Día, Jules Koundé, Rafael Yuste, Aureli Mas y Miquel Camps en el Moll de la Fusta.

Mediante una camiseta del Barça, la campaña pone el foco en los derechos vulnerados de millones de personas en todo el mundo, coincidiendo con el 75 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

El Muelle de Bosch y Alsina del Port de Barcelona ha sido el escenario escogido para celebrar el acto de presentación de “La camiseta con más historia”, la campaña global puesta en marcha hace unos días por el FC Barcelona y su Fundación para conmemorar los 75 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El acto ha contado con la presencia del vicepresidente Rafael Yuste, directora general de la Fundación, Dra. Marta Segú, el presidente del Puerto de Barcelona, Lluís Salvadó, y del jugador del primer equipo masculino Jules Kounde, así como del activista social Mamadou Dia y representantes institucionales y de diversas entidades sociales.

La campaña, liderada por el Área de Barça Identity con el objetivo de impulsar los valores del Club y de la Fundación, crea un mensaje dirigido a todo el mundo, desde Barcelona a Nueva York o Tokio, y relata la historia de millones de personas que ven vulnerados sus derechos fundamentales y deben dejar su casa a causa de la guerra, la persecución o la pobreza extrema para encontrar en otro país una vida digna. La elección del Port de Barcelona se debe a que muchas de ellas deben cruzar el mar en embarcaciones precarias. Muchas llegan a su destino con la camiseta del Barça y otras, por desgracia, ni siquiera llegan. Esta camiseta es un símbolo de estas personas y el Área de Barça Identity potencia el ADN del Barça a través de mensajes y acciones que transmiten valores más allá del fútbol.

Se utiliza la “camiseta con más historia” como elemento principal de la campaña para denunciar la continua vulneración de los derechos humanos que tiene lugar en todos los rincones del planeta y quiere interpelar a todo el mundo, porque después de 75 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, todavía estamos muy lejos de conseguirlos.

Esta campaña quiere poner en valor los proyectos de la Fundación FC Barcelona y el compromiso social del Barça en defensa de los derechos humanos y en apoyo de las personas, especialmente niños y jóvenes, que viven en situaciones de alta vulnerabilidad social. Una campaña donde se da valor a la vertiente social y solidaria de la entidad y explica por qué el Barça es "Más que un Club".

Inicio de la campaña el 4 de enero

La campaña se inició el pasado 4 de enero con la exposición de un perfil de una camiseta del Barça dentro de una caja de metacrilato en la plaza de la Universidad de Barcelona. Esta estructura dispone de un QR que da acceso al vídeo de la campaña y enlazará también con la web de la Fundación para conocer su labor.

Durante el acto, una estructura con un perfil simbólico de la camiseta del Barça se ha colocado sobre el mar para escenificar el peligroso trayecto que realizan muchas personas migrantes en el mundo. Esta estructura cuenta con paneles donde se explica el testimonio de varios jóvenes que han llegado a Cataluña y que participan en programas de inclusión de la Fundación FC Barcelona así como la historia de Mamadou Dia, un joven senegalés que se marchó de su país en patera y llegó a las costas de Europa en 2006. Actualmente es escritor y activista y ha creado en Senegal una entidad llamada Hahatay, que colabora con la Fundación Barça, precisamente con el objetivo de crear oportunidades para los jóvenes en su país de origen y evitar que se jueguen la vida en esta peligrosa travesía hacia el sueño europeo que en muchos casos nunca llega a cumplirse.

Han abierto el acto el presidente del Port Barcelona, que ha dado la bienvenida a los presentes, y la directora general de la Fundación, que ha explicado el objetivo de la campaña. Después de que Mamadou Día haya explicado su experiencia vital como ejemplo del camino que deben hacer millones de personas en el mundo en busca de una vida más digna, ha cerrado el acto el vicepresidente Rafael Yuste.

A continuación Koundé ha entregado una camiseta del Barça al activista Mamadou Día como símbolo del apoyo del Barça a los derechos humanos de todas las personas vulnerables que se juegan la vida por una oportunidad de futuro.

Declaraciones de Rafael Yuste, vicepresidente del FC Barcelona

"Desde el FC Barcelona y la Fundació Barça tenemos un firme compromiso en la defensa de los derechos humanos. Quiero aprovechar este acto para recordar a los miles de personas que han muerto o desaparecido durante su trayecto, cruzando mares y desiertos, personas anónimas que nunca conoceremos pero que sus familias lloran y añoran, así como otras muchas que han sufrido abusos graves durante el trayecto su periplo hacia el sueño de una vida mejor."

Declaraciones de Marta Segú, directora general de la Fundació FC Barcelona

"Desde el FC Barcelona y la Fundació pedimos voluntad para abrir vías legales y seguras para que las personas que huyen de la pobreza, del cambio climático, de las guerras y las persecuciones puedan hacerlo sin jugarse la vida. Pedimos a los países occidentales ya todos los países ricos del planeta más humanidad, un trato digno y que protejan la vida de las personas. Y sobre todo más generosidad, dado que los países ricos sólo reciben al 25% de las personas que huyen. El 75% restante se quedan en los países de su entorno, a menudo también países en desarrollo sin los recursos ni la capacidad necesaria para acogerlos de forma adecuada."

Declaracions de Mamadou Dia, emprenedor social, escriptor i activista

"Desde la organización Hahatay que creé en Barcelona en 2013, y que ahora trabaja en Gandiol (Senegal) estamos muy involucrados en los derechos humanos y la creación de oportunidades para los jóvenes y las mujeres. Hahatay es fruto de mi viaje de ida y vuelta, un camino difícil, llena de injusticias e historias de vida, pero también un camino bonito y lleno de aprendizajes.

En el 2006 cogí un cayuco, junto con 83 jóvenes a los que injustamente los países occidentales les niegan el visado para poder viajar dignamente. Muchos de ellos por injusticias sociales o políticas tienen que cruzar fronteras. Cuando llegan son retenidos en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) o abandonados en redes de clandestinidad. Hoy, junto a mi voz, con ellas y con ellos reclamamos justicia, respeto y humanidad. Queremos que, a través este acto, se respeten y se cumplan los derechos humanos, que las personas puedan vivir dignamente en sus países y cuando quieran puedan viajar libremente. El mundo tiene que ser nuestra casa."

COMPARTE ESTA NOTICIA